Solicitar préstamo
Solventa

Imagínate hacer compras por internet y que te estafen, peor aún, que hagan compras con los datos de tu tarjeta sin tu autorización. Si bien es cierto, la tecnología y el internet se han convertido en herramientas que simplifican la vida del ser humano.

Ya que si hablamos desde el ámbito financiero la creación de aplicaciones móvil, bancas por internet, compras online y cajeros automáticos han brindado mayor facilidad en las operaciones bancarias. Sin embargo, la exposición al peligro, también se ha hecho presente por la existencia de fraudes bancarios que ponen en riesgo la seguridad de nuestro dinero. Por lo que es importante tener información respecto a estos temas.

Pero primero empecemos por conocer sobre qué es un fraude financiero o bancario.

1. ¿Qué es un fraude bancario?

Los fraudes bancarios o financieros son aquellos que se dan en el entorno profesional y económico del sistema bancario. El fraude bancario es un delito fraudulento cometido a través de acciones ilegales que puede provenir de colaboradores internos del banco o grupos externos (hackers) con el fin de obtener información y datos personales de terceros, oportunidad de robar identidad o directamente robar dinero de los usuarios del banco.

También se da mediante fraude con tarjetas de crédito, falsificación de moneda, usurpación de identidad, falsificación de firmas u otros documentos y otras formas de fraude.

Actualmente existen muchas modalidades de fraudes bancarios. A continuación, te explicaremos las cinco principales:

2. Tipo de fraudes bancarios

2.1 Fraude de phishing: Es una técnica fraudulenta donde los ciberdelincuentes se disfrazan de empresas o entidades bancarias y tratan de engañarte a través de correos y enlaces falsos. Para evitar ser víctima de este tipo de fraude cibernético, es importante tener precaución al hacer clic en enlaces o descargar archivos adjuntos en correos electrónicos o mensajes de texto. Si recibes un correo o mensaje sospechoso de tu banco o de otra institución financiera, no hagas clic en ningún enlace ni descargues ningún archivo adjunto. En su lugar, abre un navegador y ve directamente al sitio web de la institución financiera para verificar la información. Además, es importante tener un software de seguridad actualizado en tu dispositivo para protegerte de virus y malwares.

2.2 Fraude de robo de identidad: Los robos de identidad se dan a través del robo de información personal para hacer compras, realizar préstamos, etc. Para evitar este tipo de fraude, es importante proteger tus datos personales y financieros. Esto incluye no compartir, exponer tus contraseñas ni información de inicio de sesión con nadie, utiliza contraseñas seguras y no escribas tus contraseñas en lugares accesibles. También es importante revisar regularmente tus estados de cuenta y reportar cualquier actividad sospechosa de inmediato.

2.3 Fraude de tarjetas de crédito: Es considerada como una modalidad en donde se roba la identidad, en este acto el delincuente abre una cuenta a tu nombre con toda la información recaudada o también falsifica documentación. Para protegerte de este tipo de fraude, es importante revisar regularmente tus estados de cuenta y reportar cualquier compra no autorizada de inmediato. También es importante proteger tus tarjetas de crédito y mantener en privacidad tu información de pago. Si utilizas tarjetas de crédito en línea, asegúrate de utilizar sitios seguros y de no guardar en el navegador tus detalles de pago.

2.4 Vishing: En esta modalidad los estafadores tratarán de comunicarse contigo a través de llamadas y se harán pasar como colaboradores o representantes del banco al que perteneces. Durante la llamada te solicitarán información muy confidencial. Tienes que tomar en cuenta que el banco sí puede comunicarse contigo y con los demás usuarios, sólo para validar tus transacciones u ofrecerte productos, pero nunca te pedirán datos sensibles como tus contraseñas o harán preguntas personales.

2.5 Smishing: Es una versión muy similar a phishing y parecida al vishing. Mediante un mensaje de texto o un mensaje vía WhatsApp se comunican contigo para informarte que se ha realizado una compra sospechosa con tu tarjeta de crédito.

En el SMS te proporcionan el supuesto número de teléfono para que puedas contactar con la entidad bancaria. Al momento de realizar la llamada correspondiente, y como en los casos anteriores, te solicitarán la información muy personal para proceder a cancelar la compra y acceder de manera rápida y limpia a todos los datos que necesitan para operar a sus anchas con tu dinero.

Como consejo, recuerda una y otra vez que ningún banco solicita por teléfono a sus clientes, datos personales mucho menos claves de tarjeta.

Los sitios oficiales de las entidades financieras son los únicos que debemos usar para realizar operaciones.

3. ¿Cómo evitar los fraudes bancarios?

Hay varias medidas que puedes tomar para evitar los fraudes bancarios, como los siguientes ejemplos:

3.1 Salvaguarda la privacidad de tu información personal y financiera: Conserva en privado y no expongas tu número de cuenta, contraseñas ni cualquier otra información confidencial. Cambia regularmente tus contraseñas y asegúrate de que tengan un buen nivel de seguridad.

3.2 Revisa tus estados de cuenta y transacciones con regularidad: Asegúrate de revisar tus estados de cuenta y transacciones frecuentemente para detectar cualquier actividad sospechosa. Informa de inmediato a tu banco si detectas algo fuera de lo normal.

3.3 Utiliza seguridad adicional al hacer transacciones en línea: Muchas entidades bancarias ofrecen opciones de seguridad adicionales, como autenticación de dos pasos o tokens de seguridad, para proteger tus transacciones en línea. Utiliza estas herramientas si están disponibles.

3.4 No hagas clic en enlaces sospechosos: Ignora los  correos electrónicos o mensajes de texto con un enlace sospechoso. Puede ser un intento de phishing para obtener tu información personal.

3.5 Utiliza tarjetas de crédito en lugar de débito: Las tarjetas de crédito ofrecen un mayor nivel de protección en caso de fraude, ya que puedes disputar cargos fraudulentos con tu emisor de tarjeta. Las tarjetas de débito, por otro lado, se conectan directamente a tu cuenta bancaria, lo que significa que el dinero puede ser retirado inmediatamente en caso de fraude.

En conclusión los fraudes cibernéticos son totalmente reales, no solo existen en las películas. Por lo que es importante que salvaguardemos nuestra información, cuentas y contraseñas privadas para evitar estafas y fraudes.

No olvides que puedes solicitar ahora mismo tu préstamo online con desembolso inmediato. Ingresa aquí para simular ahora mismo tu préstamo online.