Solicitar préstamo
Solventa

La startup de tecnología financiera Kushki, fundada en Ecuador por los emprendedores Sebastián Castro y Aron Schwarzkopf, especializada en habilitar pagos digitales, alcanzó ya una valuación superior a los US$600 millones.

Se trata de un volumen al que llegó tras lograr levantar una nueva ronda de inversión en serie B por US$86 millones, que fue liderada por el banco japonés SoftBank, además de inversionistas regionales como Kaszek, Dila Capital y Magma Partners.

“Estamos muy emocionados con el avance que hemos tenido y lo que viene, acabamos ya de firmar nuestra nueva serie B, que nos permite alcanzar una valuación de US$600 millones y con la que este año vamos a crecer de manera mucho más rápida”, explicó Sebastián Castro, cofundador de Kushki.

En entrevista con Forbes, el emprendedor aseguró que este capital estará principalmente focalizado en continuar con el proceso de expansión de la compañía, la cual hoy ya opera en países como Ecuador, México, Perú, Colombia y Chile.

“Con estos nuevos recursos el crecimiento de México se mantendrá, pero además también tenemos dos objetivos muy puntuales, que es abrir operaciones en Brasil y en la región de Centroamérica”, detalló el cofundador de Kushki.

De acuerdo con Castro, la compañía mira oportunidades importantes en Centroamérica, donde darán sus primeros pasos en Panamá, Costa Rica y Guatemala, así como en la zona del Caribe, liderada por República Dominicana.

“La meta que tenemos es la de llevar nuestra plataforma, que habilita los pagos digitales en cualquier comercio, a toda América Latina, porque creemos que esto puede ayudar a que se recorten las diferencias que existen, entonces nosotros queremos ser parte de este cambio”, apuntó el emprendedor.

 

Kushki, ¿unicornio ecuatoriano?

 

Sebastián Castro sabe que el avance que han tenido desde sus inicios en 2017 hasta hoy está haciendo cada vez voltear más los reflectores hacia Kushki, sobre todo por la cercanía que tienen ya con una eventual llegada al terreno de los unicornios, sin embargo, mantiene la calma.

“Cuando comenzamos con este recorrido jamás pensamos que todo esto sucedería, pero sí sabemos que efectivamente el salto al unicornio puede estar cerca, las rondas son cada vez más cortas y no me sorprendería que eso pudiera eventualmente suceder”, advirtió.

Pero si bien este hecho es muy importante para él, es más trascendente, dijo, que el mundo pueda visualizar que en Ecuador y en general en toda América Latina se está desarrollando tecnología de calidad.

“Nosotros pensamos que es muy posible que a nosotros nos toque ser los primeros en lograr esto, pero lo más importante y lo que nos tendría más contentos es demostrar que nuestro país es capaz de construir productos de alta calidad”, afirmó.

Puedes encontrar mas información en nuestra “Escuela Financiera”